Las soluciones basadas en la naturaleza son vitales para la gobernanza del riesgo

Author

Denis McClean

Source(s)
United Nations Office for Disaster Risk Reduction
soluciones basadas en la naturaleza
Los manglares contribuyen a reducir el riesgo de sufrir los efectos de marejadas e inundaciones para millones de personas

Declaración de la Representante Especial del Secretario General para la Reducción del Riesgo de Desastres, Mami Mizutori, durante la presentación del Estándar global de la UICN para soluciones basadas en la naturaleza 

Es un placer participar en este evento que marca el lanzamiento del Estándar global de la UICN para soluciones basadas en la naturaleza que permitan enfrentar los desafíos sociales. Se trata de una gran contribución al conocimiento que tenemos de los vínculos entre el mundo natural y los desastres.

En los últimos veinte años, la emergencia climática ha ido duplicando los eventos meteorológicos extremos. La degradación de los ecosistemas y la pérdida de biodiversidad exacerban los impactos de los desastres en las poblaciones, especialmente en el caso de muchas comunidades pobres y vulnerables. En este contexto y más que nunca, es de vital importancia que comprendamos la función que pueden desempeñar las soluciones basadas en la naturaleza para reducir el riesgo de desastres.

El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres (2015-2030), el actual plan mundial para reducir las pérdidas por desastres, fue adoptado hace cinco años. Una de sus cuatro prioridades para la acción es un llamado a los Estados miembros de la ONU y a todas las partes interesadas a fortalecer su gobernanza del riesgo de desastres.

La inacción frente a las advertencias de que tarde o temprano el planeta se enfrentaría a una pandemia de la escala del COVID-19 puso de manifiesto la importancia de la gobernanza del riesgo de desastres.

¿Qué entendemos por gobernanza del riesgo de desastres?

Se trata de tener planes claros y procesables respaldados por una legislación e instituciones sólidas con el fin de garantizar que se reduzcan los actuales riesgos de desastres y se evite la creación de nuevos riesgos, lo cual incluye la protección de nuestro medio ambiente.

Las soluciones basadas en la naturaleza deben ser un aspecto clave para fortalecer la gobernanza del riesgo de desastres. El nuevo “estándar global” enuncia con claridad de qué manera las soluciones basadas en la naturaleza proporcionan un ecosistema saludable, ya sea costero, marino o terrestre, para que las personas y las propiedades estén protegidas de las amenazas naturales.

Con frecuencia se recurre a la expresión '#LosDesastresNoSonNaturales'. Sin embargo, 'desastres naturales' como tales no existen. Si podemos lograr que nuestro ecosistema sea más resistente, si podemos reducir la vulnerabilidad de las personas eliminando la pobreza —entre otras cosas—, las amenazas naturales, incluidos los fenómenos meteorológicos extremos, no tienen por qué convertirse en desastres.

Sin embargo, lo que en realidad se está observando son unos ecosistemas degradados marcados, por ejemplo, por la desaparición de los manglares o unas laderas desprovistas de vegetación, que se saldan con la muerte de cientos de miles de personas en todo el mundo como consecuencia de inundaciones y deslizamientos de tierra.

Debemos detener esta situación y el nuevo Estándar Global proporcionará la base para que las cosas cambien.

Se estima que los manglares permiten reducir la ocurrencia de inundaciones que afectarían a más de 18 millones de personas al año en todo el mundo (especialmente en Vietnam, India, Bangladesh, China y Filipinas).

Aquí en Suiza, el Gobierno dedica 150 millones de francos suizos al año a la protección de los bosques, lo cual contribuye a reducir el riesgo de deslizamientos de tierra y avalanchas al tiempo que fomenta la biodiversidad, el secuestro de carbono y el turismo.

En mi propio país, Japón, se plantan árboles a modo de cinturones verdes de protección a lo largo de las costas. En combinación con las medidas oportunas de zonificación territorial y la correspondiente infraestructura de protección, estos cinturones verdes contribuyen a reducir el riesgo de múltiples amenazas, como los devastadores tsunamis.

Es esencial que estas soluciones basadas en la naturaleza se amplíen y sean sostenibles, de manera que cobren protagonismo para la cooperación internacional en la reducción del riesgo de desastres.

COVID-19 ha revelado nuevos aspectos de la naturaleza sistémica del riesgo al que nos enfrentamos. Un desastre de salud pública se convirtió rápidamente en un desastre socioeconómico a una escala sin precedentes.

Esta es la razón por la cual los Gobiernos, al redactar sus estrategias nacionales de reducción del riesgo de desastres, deberían comprender de forma clara qué se entiende por naturaleza sistémica del riesgo de desastres. Y, lo que es más importante, que las estrategias no deben seguir quedando en papel mojado.

La gestión del riesgo de desastres debe estar oportunamente financiada desde la planificación del desarrollo rural y la gestión de montañas, ríos, llanuras de inundación, tierras secas, humedales y todas las demás áreas propensas a sequías e inundaciones.

Es preciso fortalecer la gobernanza del riesgo de desastres e invertir en ello.

Este es el mensaje clave que transmitiremos el 13 de octubre con motivo del Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, momento en el que presentaremos una nueva guía de Words into Action (De Palabras a la Acción) sobre soluciones basadas en la naturaleza.

Words into Action es una serie de guías para profesionales orientada a la implementación de la reducción del riesgo de desastres en el terreno.

Esta serie, dedicada a las soluciones basadas en la naturaleza, ha sido elaborada en colaboración con la Asociación para el Medio Ambiente y la Reducción del Riesgo de Desastres y se hará eco de muchos de los mensajes y puntos clave de este nuevo estándar global.

Desde la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, esperamos seguir trabajando con la UICN y sus asociados para adoptar soluciones basadas en la naturaleza que permitan ampliar la escala de la reducción del riesgo de desastres.
 

Share this