El riesgo es la probabilidad de que un resultado genere un efecto negativo en las personas, los sistemas o los bienes.  

Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030. 

En última instancia, el riesgo es el resultado de las decisiones que tomamos. En ese sentido, tomamos decisiones sobre las amenazas a las que estamos dispuestos a exponernos, tomamos decisiones sobre el lugar donde se construyen escuelas, fábricas, represas y diques, tomamos decisiones sobre cuánto invertir en el control de enfermedades y tomamos decisiones sobre la forma en que nuestras sociedades se organizan y cuidan a las personas y los bienes vulnerables.

La mayoría de los enfoques existentes para comprender el riesgo se basan en los riesgos más grandes e históricamente más controlables para los seres humanos, en lugar de basarse en la topografía completa de esos riesgos. La mayoría de los modelos se basan en observaciones y datos históricos, asumiendo que el pasado representa una guía razonable para el presente y el futuro. La gran cantidad de personas en el planeta, las variaciones climáticas y la interconectividad tan dinámica que existe requieren que reformulemos los supuestos sobre la relación entre los riesgos del pasado y los del futuro. Debido a que el planeta es una red de sistemas interconectados, el riesgo es complejo.

UNDRR desea romper con el ciclo de desastres > respuestas > recuperación > se repite >. En 2017, diversas agencias humanitarias solicitaron más de $25.000 millones para campañas humanitarias. No se puede negar que las emergencias de cualquier tipo son costosas, tanto en términos humanos como económicos. Sim embargo, más que el hecho de “reconstruir mejor”, debemos centrarnos en hacer mejor las cosas desde el principio. Esto supone tanto reducir las fuentes existentes de riesgos en el mundo como evitar la creación de nuevos riesgos.

Al centro del enfoque de UNDRR se encuentra la idea de reducir el riesgo, no solo de prevenir o evitar desastres, y lograr que las inversiones que tomen en cuenta el riesgo —social, económico y ambiental— sean la norma. UNDRR reconoce que la resiliencia no solo se trata de recuperarse y que las inversiones no solo deben reconstruir mejor. Es necesario lograr una transformación radical. El impulso y el compromiso político para tomar medidas deben ir más allá de los ciclos electorales. Esto supone la participación del sector privado, no a pesar de sus intenciones de generar ganancias, sino más bien debido a estas, en aras de la sostenibilidad. Esto también significa que los grupos más vulnerables deben impulsar el cambio, en vez de ser los destinarios de este.

UNDRR busca facilitar iniciativas de colaboración entre los distintos actores dentro de los sectores público y privado, a fin de establecer soluciones sistémicas para conocer los riesgos emergentes, y generar efectos reales y duraderos para las comunidades.

UNDRR ha adquirido el compromiso de trabajar con contraparte y socios que están preparados para enfrentar el reto de reducir el riesgo, en el contexto de un crecimiento aparentemente ilimitado, la interconexión existente y una serie de desigualdades cada vez más crecientes.

Invitamos a los donantes, a las organizaciones internacionales y a la comunidad mundial a la que servimos a que piensen y actúen de forma diferente en torno al riesgo, para pasar de pagar los platos rotos después de un desastre a incorporar la comprensión del riesgo desde el principio de cualquier inversión o acción para el desarrollo. UNDRR reconoce que los enfoques reactivos e impulsados por la ayuda son insuficientes y menos sostenibles cada año. Necesitamos acciones concertadas y proactivas para lograr que las comunidades reduzcan el riesgo y se desarrollen de forma sostenible.