La reducción del riesgo es fundamental para el desarrollo sostenible. También es indispensable para reducir la carga humanitaria. Los desastres afectan a 350 millones de personas en promedio cada año [1]  Se estima que el 60% de los desastres ocurren en zonas frágiles, donde el impacto de los peligros y los conflictos a menudo chocan, exacerbando la pobreza, la inseguridad alimentaria y la vulnerabilidad [2].

Invertir en la reducción de riesgos y en el fomento de la capacidad de recuperación salva más que vidas y medios de subsistencia, es también un buen rendimiento de la inversión. Por cada dólar invertido en la reducción de riesgos y la prevención se pueden ahorrar hasta 15 dólares en la recuperación después de un desastre. Cada dólar invertido en la creación de infraestructuras resistentes a los desastres ahorra 4 dólares en la reconstrucción.

Habida cuenta de nuestro extraordinario mandato y de la naturaleza multidimensional del riesgo y los efectos en cascada, el presupuesto recurrente medio de la UNDRR es muy reducido. Operamos de manera eficiente, buscando invertir donde nuestro trabajo tiene el mayor impacto y presenta la mejor relación calidad-precio.

Más del 99% de la labor del UNDRR se financia mediante contribuciones voluntarias de una base de donantes diversa.

El UNDRR fomenta una mayor cooperación internacional para crear capacidad de recuperación en las zonas de mayor riesgo, así como un aumento de las contribuciones financieras voluntarias al UNDRR a través del Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, en consonancia con el informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la aplicación del Marco de Sendai.

1] OCAH. 2018. Datos y tendencias humanitarias mundiales 2018.
2] "Hallegatte, Stéphane; Bangalore, Mook; Bonzanigo, Laura; Fay, Marianne; Kane, Tamaro; Narloch, Ulf;
Rozenberg, Julie; Treguer, David; Vogt-Schilb, Adrien. 2016. Shock Waves : Managing the Impacts of Climate Change on Poverty. Cambio climático y desarrollo;. Washington, DC: Banco Mundial. © Banco Mundial.
Financiamiento flexible o no asignado a fines específicos

Las contribuciones flexibles son esenciales para el UNDRR. La financiación que no se destina a una zona geográfica o un programa específico se denomina financiación básica o financiación no destinada a fines específicos. La financiación básica es vital, ya que permite al UNDRR asignar fondos a las esferas de resultados estratégicos en función de las necesidades. En 2019, el UNDRR recibió el 45% de la financiación como apoyo no destinado a fines específicos.

Se alienta a los donantes que no puedan prestar apoyo básico a que lo hagan de la manera más flexible posible, asignando fondos para fines específicos a nivel de objetivo estratégico o de región, lo que permite a la UNDRR la máxima flexibilidad y, por tanto, el uso eficiente de los recursos.

Las contribuciones honradas a principios del ejercicio económico permiten que el UNDRR comience a ejecutar el Plan de Trabajo al comienzo del año y ayudan a evitar retrasos en la ejecución.

La financiación previsible permite al UNDRR planificar estratégica y eficazmente el cumplimiento de nuestro mandato en un ciclo de planificación plurianual. El UNDRR cuenta con el apoyo continuo de los donantes para la financiación que nos permite apoyar a los países para que inviertan en un desarrollo sostenible multianual a prueba de riesgos. El UNDRR aboga por una financiación previsible mediante acuerdos multianuales de donantes.

Donantes

Entre los donantes de 2018 y 2019 se encontraban los gobiernos, el sector privado, las fundaciones y otras instituciones.

Funding graphic

Funding graphic

Gastos por objetivo estratégico y elemento facilitador

La UNDRR cumple su mandato a través de tres Objetivos Estratégicos (OE) y dos Facilitadores.

Ver todos los contratos de adquisición y subvenciones financiados por la Unión Europea

 

Funding graphic