La reducción del riesgo es fundamental para el desarrollo sostenible. También es indispensable para reducir la carga humanitaria. Los desastres afectan a 350 millones de personas en promedio cada año [1]  Se estima que el 60% de los desastres ocurren en zonas frágiles, donde el impacto de los peligros y los conflictos a menudo chocan, exacerbando la pobreza, la inseguridad alimentaria y la vulnerabilidad [2].

Invertir en la reducción de riesgos y en el fomento de la capacidad de recuperación salva más que vidas y medios de subsistencia, es también un buen rendimiento de la inversión. Por cada dólar invertido en la reducción de riesgos y la prevención se pueden ahorrar hasta 15 dólares en la recuperación después de un desastre. Cada dólar invertido en la creación de infraestructuras resistentes a los desastres ahorra 4 dólares en la reconstrucción.

Habida cuenta de nuestro extraordinario mandato y de la naturaleza multidimensional del riesgo y los efectos en cascada, el presupuesto recurrente medio de la UNDRR es muy reducido. Operamos de manera eficiente, buscando invertir donde nuestro trabajo tiene el mayor impacto y presenta la mejor relación calidad-precio.

Más del 99% de la labor del UNDRR se financia mediante contribuciones voluntarias de una base de donantes diversa.

El UNDRR fomenta una mayor cooperación internacional para crear capacidad de recuperación en las zonas de mayor riesgo, así como un aumento de las contribuciones financieras voluntarias al UNDRR a través del Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, en consonancia con el informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la aplicación del Marco de Sendai.

1] OCAH. 2018. Datos y tendencias humanitarias mundiales 2018.
2] "Hallegatte, Stéphane; Bangalore, Mook; Bonzanigo, Laura; Fay, Marianne; Kane, Tamaro; Narloch, Ulf;
Rozenberg, Julie; Treguer, David; Vogt-Schilb, Adrien. 2016. Shock Waves : Managing the Impacts of Climate Change on Poverty. Cambio climático y desarrollo;. Washington, DC: Banco Mundial. © Banco Mundial.